viernes, abril 24, 2015

ABC30 - #12: Karma

(12/30g). Lo interesante del karma es que, obvias referencias sexuales aparte, se recibe exactamente lo que se da. Sin medias tintas, ni malentendidos azucarados del destino; sólo la magnificente pureza del reflejo. No todo al final tiene que ser apocalípticamente pesimista.

jueves, abril 23, 2015

ABC30 - #11: Juego

(11/30g). Avanzamos en el llamado juego - que al final era lo más serio del mundo -, saltamos en un solo pie por los niveles, recogimos las piedras que tirábamos para llegar hasta donde ya no se podía avanzar más. Por un instante, confundida estática momentánea. Volver exactamente atrás sobre el asfalto de hoyos pinta tortuoso. El único camino que nos queda ahora, si queremos seguir, es hacia ARRIBA.

martes, abril 21, 2015

ABC30 - #10: Invencible

(10/30g). El día impar tenía yo fuerzas que no sabía que habitaban dentro de mí. Estaba pleno, rebosante, más despierto que el alba que se levanta con el sol de agosto, desafiante y caliente. El día par, para esas mismas fuerzas yo les era un desconocido; tan de golpe fueron arrebatadas. ¿Invencible, dicen para hoy? Lo siento: número equivocado. Pero para no pecar de pesimista, creeré que puedo hacerme sonreír a mi mismo. Verán: soy buenísimo sacando hielos de su molde sin romperlos en pedazos para colocarlos en un vaso. Retiro lo dicho ahorita: al menos en eso, hoy soy invencible. Algo debe contar.

jueves, abril 16, 2015

ABC30 - #09: Hueco

(08/30g). Dice Oasis en algún verso de una de sus canciones que más me gustan: "...aún sigo escarbando alrededor del mismo viejo agujero / Mi cuerpo se siente joven pero mi mente es demasiado vieja...". No creo que nunca se estará lo suficientemente viejo como para mirar hacia afuera del agujero y ser un voyeur del universo. Las pajas mentales podrían ser infinitas. E infinitamente satisfactorias.

martes, abril 14, 2015

ABC30 - #08: Geografía

(08/30g). Llegado al punto del camino, el viajero decidió quemar sus mapas y no zarpar más al mar en busca de nuevas geografías que se asemejaran a la versión que tenía en su cabeza del Shangri-La idílico. Se dio cuenta de que estaba pisando sobre él, e inteligente al fin, o pretendiendo serlo, entendió que siempre habría algo nuevo que explorar en esa localidad y aún cuando no hubiera, con lujuriosa creatividad lo concebiría. Desde valles hasta cimas, curvos senderos, bosques y arroyos, lluvia e insolación, su nueva estancia sería todo un paraíso aventurero. Dejó que el viento se llevara los restos quemados de los mapas, sonrió satisfecho, y echó a andar.

ABC30 - #07: Flote

(07/30g). S.O.S. Voy flotando, alejándome de lo último que me aferra a un camino de regreso. Todo lo que puedo coger con las manos se va haciendo cada vez más pequeño, en medio de la lenta burbuja de procesión espacial, que me empuja en su corriente hacia el infinito. S.O.S. Pronto seré un punto blanco en el universo, indistinguible de otro que se le vea justo al lado pero que en realidad esté a miles de años luz de mí. S.O.S. Progresivamente el silencio se vuelve más intenso; con mucho esfuerzo sólo me escucho yo mismo respirando. (Larga pausa). A la mierda el S.O.S: creo que me está gustando esto aquí.

lunes, abril 13, 2015

ABC30 - #06: Esencia

(06/30g). Tras abrirse echando los tapones abajo, y pasadas las impresiones dudosas iniciales que suceden cuando dos aromas comparten un mismo metro cuadrado de espacio, pronto cayeron en cuenta de que el olor de ella a vainilla en noche veraniega no chocaba para nada con el suyo a sándalo pasado por agua. Más allá de eso, se complementaban como nunca en principio hubiesen imaginado al olerse de frente. Así que gustos olfativos aparte, se fundieron para formar una esencia nueva. Y vieron ellos que fue buena.

sábado, abril 11, 2015

ABC30 - #05: Dolor

(05/30g). Olvídemonos de golpes físicos, naúseas, fracturas y cualquier sustantivo nocivo que pueda asociarse con la parte superficial del cuerpo, la que se ve al menos. Lo que realmente duele son las maléficas voces en la cabeza que nunca se callan, y gritan tan alto que hacen sangrar nuestras emociones y que rompen todos los cristales, esparciéndolos en total desorden en nuestro interior, sin aparente posibilidad de reparo. Eso es dolor; lo demás es, a falta de mejor término, cosquillas.